Crea tu propia marca personal

Cada vez que interactuamos con alguien, estamos dejándole una percepción sobre nosotros. Esto se trata de nuestra marca personal, y es especialmente importante cuando queremos darnos a conocer en nuestro ámbito profesional, ya que va a ser lo que nos diferencie de la competencia.

No caigas en el error de que, como aún no eres reconocido, no te hace falta definir tu marca personal. Al contrario, este es el momento perfecto para que empieces a trabajar en ella, puesto que se trata de un largo camino. Piensa que tú eres el principal producto de tu empresa. ¿Cómo quieres ser reconocido? ¿Qué cosas quieres que te distingan de tus competidores? Desarrollar tu propia marca personal es algo que requiere tiempo y sobre todo, constancia, pero también requiere conocerse a uno mismo.

1. Autoevalúate

Piensa en tus puntos fuertes a potenciar y en aquellos más débiles que tengas que mejorar. Se trataría de hacer un análisis DAFO sobre ti mismo, por lo que puedes hacerte preguntas como “¿qué se me da bien?” o “¿en qué tendría que mejorar?”. Es muy importante que hagas este primer ejercicio con total sinceridad, pues lo que buscas es conocerte en profundidad para poder destacar tus puntos fuertes al resto de personas y poder mejorar esos aspectos que no se te dan tan bien. ¿De qué sirve engañarte a ti mismo?

2. Crea tu propio modelo de negocio CANVAS

El modelo CANVAS es una herramienta para definir un modelo de negocio. En ella se van a ir analizando distintos aspectos que girarán en torno a la propuesta de valor. En este caso, el producto eres tú, y debes partir de tu propuesta de valor. Para ello puedes hacerte las siguientes preguntas: ¿qué ofrezco? ¿en qué me diferencio del resto? La clave de este punto es que conozcas a la perfección cuál es tu valor añadido, es decir, aquello que puedes aportar a tu público que no tenga la competencia.

Añadir un poco de texto (1)

Una vez tengamos claro nuestras fortalezas y debilidades, así como lo que estamos dispuestos a ofrecer para conseguir, es momento de pasar a la acción, para lo que hay que trabajar diariamente en ello. ¿Y cómo? ¡Siguiendo las estrategias que te propongo a continuación!

3. Planifica

Establecer objetivos es esencial en cualquier ámbito de nuestra vida. Pregúntate “¿por qué quiero crear mi marca personal?” “¿qué es lo que quiero conseguir?” “¿dónde quiero estar en unos años?”. Puedes establece tus objetivos a largo plazo, y a partir de ahí, tus objetivos a corto plazo, así te resultará mucho más fácil seguir con el plan. 

4. Construye tu red de contactos

Es importante que vayamos estableciendo relaciones con profesionales de nuestro ámbito, ya que esto hará que conozcamos aún más el sector al que nos dediquemos, además de tener a nuestro alcance nuevos proyectos a los que acceder. Si esto es nuevo para ti, empieza por dedicar cada día al menos treinta minutos a trabajar tu red de contactos.

Una herramienta que puede serte muy útil es LinkedIn, una red social que cada vez más profesionales utilizan, pues te ayuda a establecer relaciones con otras personas de tu sector. Te ayuda por tanto a ser más visible. Por ello, es fundamental que tengas un perfil optimizado, ya que es la primera imagen que se va a llevar de ti cualquier persona con la que quieras establecer contacto por esta red.

5. Crea tu propio blog

Será la herramienta perfecta para darte a conocer. Muestra en tu blog eso que te hace distinto del resto, todo aquello que te diferencie, y publica contenido que sea de interés para esas personas que quieres que te lean. Apórtales valor, crea contenido que les enseñe, que les eduque; de esta forma van a querer volver a visitar tu página. 

Contar con tu propio blog no sólo te ayudará a potenciar tu marca personal, sino que además te permitirá:

  • Llegar a posibles clientes 
  • Aumentar tu reputación online
  • Establecer relaciones con otros profesionales de tu sector
  • Mejor posicionamiento SEO si publicas contenido frecuentemente

6. Ten presencia en las distintas redes sociales

Si no comunicas, no existes. Sin embargo, no es necesario tengas presencia en todas las redes sociales habidas y por haber, no. Simplemente trata de enfocarte en aquellas por donde se muevan esas personas a las que les interesa lo que ofreces. Otro punto que debes tener en cuenta es que tener presencia en redes sociales no significa abrirte un perfil en algunas de ellas y listo. No. Es preciso que conozcas muy bien a tu público. El mapa de empatía es una herramienta que puede ayudarte a entenderlo mejor. Se trata de analizar a tu cliente haciéndote las siguientes preguntas:

  • ¿Qué piensa y siente?
  • ¿Qué oye?
  • ¿Qué ve?
  • ¿Qué dice y hace?
  • ¿Cuáles son sus esfuerzos?
  • ¿Qué resultados obtiene?

A partir de ahí, comienza a generar contenido que despierte su interés, como te he mencionado antes. Y recuerda: no olvides interactuar, comentar, preguntar, etc.

“Tu marca es lo que dicen de ti cuándo no estás presente” – Jeff Bezos.